Rastrillo navideño para ofrecer un nuevo futuro a los menores privados de ambiente familiar en Las Palmas de Gran Canaria

  • La asociación Nuevo Futuro organiza entre el 14 y el 17 de noviembre un mercado para recaudar fondos que les permitan mantener su actividad
Rastrillo Navideño organizado por la Asociación Nuevo Futuro. Cedida a Canarias Ahora

La asociación Nuevo Futuro organiza este fin de semana un Rastrillo Navideño en el Centro Comercial El Muelle (Las Palmas de Gran Canaria) para recaudar fondos para sostener su actividad: atender a menores privados de ambiente familiar en la Isla. En el mercado habrá diversos puestos de regalos de Navidad y también ese jueves tendrá lugar un torneo de baloncesto. 

Este gran acontecimiento tiene 31 años de historia. Nació a finales de noviembre de 1988 en un local de la calle Franchy Roja y es la actividad que, fundamentalmente, «sostiene la atención y el cuidado de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes que residen en los hogares, centros diurnos y pisos de emancipación». 

Nuevo Futuro nace en 1982. Cinco años más tarde obtuvo reconocimiento de la Dirección General del Menor del Gobierno de Canarias y el Ministerio del Interior la declaró Entidad de Utilidad Pública en 1933. El propósito fundamental es dar a los menores privados de un ambiente familiar adecuado «y una atención y promoción humana». Los niños y adolescentes que se acogen a este programa han sido declarados en desamparo, en guarda u otras figuras legales por la Dirección General de Protección del Menor y la Familia. 

Entre los servicios que ofrece están los hogares residenciales, ubicados en distintos puntos de la capital grancanaria y donde se acoge y cuida a los niños y jóvenes las 24 horas del día, «preferentemente grupos de hermanos y que no presentan graves trastornos de conducta, discapacidad o problemas de convivencia». Los menores llegan a estos hogares derivados desde la Sección de Acogimiento de Menores de la Consejería de Política Social del Cabildo Insular de Gran Canaria porque no pueden permanecer en sus hogares familiares. El máximo de niños por hogar es ocho, y los centros están integrados en distintos barrios para que puedan integrarse como cualquier otra persona de su edad en el contexto comunitario del barrio.

Desde la apertura del primer hogar en Las Palmas de Gran Canaria en el Barranco de
Tinoca,  en 1982, las actuaciones llevadas a cabo se traducen en la Apertura de 14 Casas Hogares, ubicadas en los barrios de Triana, Casablanca III, La Paterna, San Juan, Lomo Apolinario, Vegueta, San José, Escaleritas, Mesa y López, Lomo Los Frailes y Schamann en Las Palmas de Gran Canaria, y dos hogares en el municipio de Santa Brígida. Siendo atendidos las veinticuatro horas del día cerca de 2.500 niños y niñas.

Otros de los servicios son centros de día, recursos de prevención y de fortalecimiento de la familia, que intenta impedir que los menores sean declarados en desamparo. Estos centros diurnos ofrecen a los menores una alternativa a la cultura de “estar en la calle”, ofreciéndoles un lugar en el que puedan formarse como personas íntegras, seguras de sí mismas. Un trabajo que lleve a los menores a creer en ellos, a valorarse, a crecer en autoestima y que sepan desarrollar sus capacidades y potencialidades al máximo.

En tercer lugar figuran los pisos para jóvenes emancipados, para dar continuidad a la protección de los chicos que provienen de los hogares residenciales que llegan a la mayoría de edad 18 años y que no tienen dónde ir, debido a que no hay familia.

Fuente: El Diario

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *