Más de 7.000 personas mayores viven solas en Santa Cruz

El aislamiento es uno de los principales problemas a los que se enfrenta la población de edad avanzada en una capital envejecida, tal y como revela el último diagnóstico realizado por el Ayuntamiento

Hace unas semanas protagonizaron una de las manifestaciones más numerosas de los últimos años. Salieron, y siguen saliendo, en protesta por los recortes en las pensiones, pidiendo unos ingresos dignos para tener precisamente eso, una vejez digna. Una etapa que muchos mayores afrontan en soledad, uno de los principales problemas que ellos mismos reconocen y que, incluso, los hace casi invisibles para una sociedad que avanza a toda prisa. Solo en Santa Cruz, casi 50.000 de sus 205.000 habitantes tiene más de 60 años, de ellos, 11.300 superan los 80, y más de 7.000 viven solos. En términos de género, existe una clara brecha, la mayoría son mujeres. Por distritos, es en Salud-La Salle donde más mayores residen (16.116). Esta radiografía de los vecinos de más edad del municipio se extrae del Diagnóstico de la Realidad de las Personas Mayores de Santa Cruz, que la Concejalía de Asuntos Sociales, que dirige Óscar García (PP), ha llevado a cabo este mismo año para conocer, con exactitud, las necesidades de esta población.

El informe constata lo que la estadística viene señalando desde hace tiempo y es que Santa Cruz tiene una población cuyo ritmo de envejecimiento es alto, tanto que supera la media estatal por mucho, y la de Canarias, por cuatro puntos. El 24% de la población de Santa Cruz tiene 60 años o más.

Además de las estadísticas oficiales, el informe recoge los datos que los propios mayores han aportado a través de las encuestas realizadas entre 27 asociaciones y de los diferentes talleres en los que han participado. Sin duda, entre las múltiples cifras que contiene este diagnóstico, el número de ancianos que viven solos es uno de los más preocupantes por la vulnerabilidad que de esa situación se desprende.

En el municipio, según datos del censo de 2011 (los últimos disponibles), hay 5.090 hogares en los que vive una mujer sola mayor de 65 años (entre este grupo la media de edad es de 78,2 años), 1.369 más que en el último censo de este tipo que data de 2001. Los hogares en los que viven un hombre solo son 1.615. Señala el informe que se observa cómo no solo hay una tendencia hacia la feminización de la población mayor, sino que, poco a poco, se ha ido ampliando el número de mujeres y también el de hombres en edad avanzada que viven solos, a pesar de que sigue predominando el modelo de familia nuclear (pareja con descendientes, un solo núcleo familiar).

Si se toma como referencia el tipo de hogares, se observa un total de 7.810 personas de 60 años o más que viven en hogares unipersonales en Santa Cruz. Esto supone que el 15,75% de las personas de 60 años o más del municipio viven solas. Por otra parte, hay 2.295 personas de 80 años o más viviendo en hogares unipersonales, es decir, el 26,70% de la población de 80 años en adelante reside sola.

Precisamente, la vulnerabilidad asociada a la soledad y/o el aislamiento es uno de los problemas en los que más hincapié han hecho los propios mayores. Desde el Ayuntamiento, la primera teniente de alcalde, Zaida González (PP), recuerda que en Santa Cruz, “además del Plan Municipal de Mayores que está funcionando bien, tenemos en marcha un programa pionero en Canarias, que no tiene ningún otro municipio, de atención a los mayores en situación de vulnerabilidad”. “Tenemos un equipo de trabajadoras sociales en los 5 distritos trabajando directamente contra el aislamiento y la soledad de las personas mayores”, subraya.

Los técnicos encargados de analizar los resultados de este diagnóstico concluyen que existe un consenso en cuanto a que la soledad es uno de los  problemas más graves al que se  enfrentan las personas  mayores. “Se nos ha envejecido la población y hay mucha gente que está sola, aislada desde dos puntos de vista. Aisladas porque se sienten solas y aisladas porque las condiciones donde viven generan en sí mismo un aislamiento”, detallan.

Explican que han detectado, a través del plan de rehabilitación de viviendas que se está realizando, “que hay un colectivo de mayores que están abandonados por sus familiares y que no tienen ayuda para realizar sus gestiones”. Añaden que “nos preocupa la gente mayor que está en su casa y no sale a la calle, porque son personas que están solas, con pocos apoyos familiares, incluso en situaciones de pobreza y de exclusión o en riesgo de padecerla”, remarcan.

A la hora de abordar esta variable, se observa que existen diferencias entre las zonas o distritos urbanos y rurales. En el caso de las zonas rurales, como Anaga, se constata que permanecen las redes de apoyo entre familia o vecinos, por lo que la soledad y/o aislamiento que puede vivir una persona mayor es diferente al que experimenta en zonas más pobladas o urbanas. “Hay un problema de soledad en el municipio, pero es diferente en Anaga porque hay redes familiares”, agregan.

Por otra parte, cuando se hace referencia a la soledad, no solo se piensa en la soledad absoluta que puede padecer una persona mayor, sino también a la soledad parcial que se puede dar, incluso, conviviendo con su familia. “Aunque muchos de ellos viven con familia, es cierto que estas no son como antes, donde siempre había una persona que se dedicaba a los cuidados de la casa y de las personas que iban quedando en ella”, según se detalla.

El análisis llevado a cabo concluye que la soledad posiciona a las personas mayores en una situación de vulnerabilidad, lo que, entre otras cosas, puede incidir en la aparición de demencias. Constatan que, “muchas de las demencias en la población mayor aparecen por ese estado de soledad, de no tener con quién hablar o con quién compartir y cuando la familia llega a casa tampoco tiene tiempo de calidad disponible”.

“TENEMOS QUE ESTAR A LA ALTURA Y OFRECER SOLUCIONES”

“El diagnóstico en Santa Cruz es claro: el problema no es tanto la economía de los mayores como la accesibilidad, la soledad, el aislamiento y la salud. Es ahí donde las administraciones tenemos que estar a la altura y ofrecer entre todos más y mejores soluciones”.

Fuente: Diario de Avisos

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *