“La prevención es fundamental para frenar el deterioro cognitivo de los mayores”

Rebeca Valcárcel es técnica de Cruz Roja de la Comarca Oeste de La Palma y coordina un proyecto dirigido a personas de más de 65 años.

Cruz Roja de la Comarca Oeste de La Palma desarrolla el proyecto Atención a personas con funciones cognitivas deterioradas destinado a personas mayores de 65 años que “sufren un deterioro leve o moderado de las funciones cognitivas (atención, lenguaje, memoria, lectoescritura, gnosias, praxias, orientación, habilidades visoespaciales, funciones ejecutivas, cognición social) por falta de estimulación, adquisición de malos hábitos, deterioro biológico propio de la edad, padecimiento de alguna enfermedad asociada a demencia o daño cerebral sobrevenido”, ha explicado a La Palma Ahora Rebeca Valcárcel Martín, técnica en intervención social de Cruz Roja y coordinadora del proyecto. 

Igualmente, “se ha estimulado la capacidad de tolerancia ante las dificultades, mejorado la autoestima del grupo. Con los talleres y sesiones individualizadas de forma continua hemos llegado a reducir el estrés y tristeza cotidianos de la persona y por lo tanto, hemos ayudado a disminuir la ansiedad”, subraya. “Durante el año 2017 hemos trabajado con un total de 30 usuarios y usuarias divididos en tres talleres  (Las Camelias, Las Manchas y La Bombilla), una vez por semana, en los que hemos realizado todo tipo de actividades de estimulación cognitiva a través de la realización de fichas, manualidades, musicoterapia, cine-fórum, etc. Con ello, hemos reforzado habilidades como la creatividad, coordinación, motricidad, lateralidad, imaginación, visualización, etc.”, apunta.

Rebeca Valcárcel subraya que “se ha fomentado la sociabilidad y el lenguaje, ya que al estar en continuo contacto con el grupo se ha desarrollado la cohesión y la comunicación, tanto verbal como no verbal, además del fortalecimiento de los vínculos socioafectivos”.

“Con la realización de continuas fichas de escritura, se ha reforzado la capacidad de observación y comprensión, así como la memoria fotográfica. Además, hemos favorecido la superación de desafíos, ayudando a la elaboración de una estrategia para resolver los conflictos”, dice la citada técnica.

Igualmente, “se ha estimulado la capacidad de tolerancia ante las dificultades, mejorado la autoestima del grupo. Con los talleres y sesiones individualizadas de forma continua hemos llegado a reducir el estrés y tristeza cotidianos de la persona y por lo tanto, hemos ayudado a disminuir la ansiedad”, subraya.

“Con actividades desarrolladas en los talleres, sesiones individualizadas y actividades realizadas en el exterior, “hemos reforzado la memoria a largo plazo, utilizando recuerdos de la vida familiar, social y cultural”, destaca. “Se observa que poco a poco los usuarios y usuarias participantes atienden aún más al desarrollo normal de las actividades realizadas, sobre todo teniendo en cuenta que a una edad tardía la prevención es el pilar fundamental para que, en la medida de lo posible, las funciones cognitivas deterioradas se detengan o al menos no sufran un mayor desgaste”, concluye.

Este proyecto contó el pasado año con la financiación del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas y en 2018 está apoyado por el Gobierno de Canarias.

Fuente: El Diario

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *