Jóvenes con muchas capacidades

La academia Microsistemas de Arrecife acoge la primera acción formativa en Lanzarote de la asociación Adepsi, que trabaja en la inclusión social y laboral de personas con discapacidad. Ocho jóvenes menores de 30 años asisten al curso de auxiliar de comercio, enfocado sus capacidades.

La filosofía de la asociación Adepsi es enfocar la formación de las personas con algún tipo de discapacidad, ya sea física, intelectual, sensorial, metabólica o enfermedad mental, en el potencial con el que se cuenta para desenvolverse en la vida laboral o social. El coordinador de desarrollo organizativo de la ONG, Cosme Vega, visitó Arrecife esta semana para conocer de primera mano el desarrollo del curso de auxiliar de comercio que imparte Adepsi en las instalaciones de Microsistemas a ocho alumnos con distintos grados y tipos de discapacidad.

El curso, gestionado por la Fundación ONCE, está financiado por el Fondo Social Europeo, con 32.000 euros, que incluyen las clases, hasta el 7 de julio, prácticas laborales en algunas empresas importantes del sector comercial de la isla y becas de desplazamiento, para los alumnos que viven lejos de la capital. La participación de empresas es, para la asociación, también «una oportunidad de trabajar los prejuicios y los estereotipos que existen en trabajadores de este tipo», explica Cosme Vega. Así, en los treinta años de experiencia de la asociación, se han dado casos de empresas que solicitan para las prácticas solo a personas con una discapacidad física, mientras que otras veces se requiere, por una cuestión de márketing e imagen de empresa inclusiva, a alumnos en los que «sea evidente» su discapacidad intelectual, como ocurre con las personas con síndrome de Down.

Otro de los prejuicios con los que hay que lidiar en las estrategias de inclusión sociolaboral es el interés de la población por conocer exactamente el tipo y grado de discacapacidad del compañero. «Hay casos en los que hay un retraso mental muy ligero, imperceptible, que descoloca porque se sale del estereotipo», apuntan los responsables de Adepsi. «Otras veces, el trabajador puede tener un problema de diabetes o haber tenido un transplante recientemente, lo que influye en sus ritmos laborales porque requiere ciertos protocolos diarios o ausentarse del trabajo para ir a las revisiones».

Adepsi señala la importancia de contar en las labores de inclusión con la familia del alumno y su actitud hacia el objetivo de la inclusión. Para ello, además de trasladar todo el apoyo, se debe dar autonomía suficiente y no sobreproteger y fomentar la inclusión en cualquier actividad.

Fuente: Canarias 7

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *