La ULPGC publica un estudio sobre cómo reducir la ansiedad en abuelos de niños con autismo

  • Los abuelos de niños con autismo muestran una doble preocupación: porque su nieto «no será como los demás», y por el impacto del diagnóstico en sus hijos, los padres de los niños
Imagen de archivo. EFE

Tres docentes de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) han publicado un trabajo titulado ‘Programa de apoyo para reducir la ansiedad en abuelos de niños con trastorno del espectro autista’. Según informa la Institución educativa, en el mismo se evalúa la ansiedad y la calidad de vida en los abuelos antes y después de la asistencia a una escuela de familia.

El trabajo está firmado por los profesores María del Sol Fortea, José Juan Castro y María Olga Escandell, del Departamento de Psicología, Sociología y Trabajo Social y publicado por la Revista Española de Discapacidad (Redis), que está reconocida con el sello de calidad Fecyt e incluida en diferentes bases de datos y directorios.

Por su parte, en el estudio participaron 16 personas de Gran Canaria que asisten a una escuela de familias en un centro sanitario, 10 abuelas y 6 abuelos, de edades comprendidas entre 62 y 70 años. Todos están casados y viven en pareja, salvo dos mujeres, que están viudas, siendo estas las únicas que conviven en el mismo domicilio con sus nietos con autismo.

Mientras, todos los niños están diagnosticados de autismo, son menores en edad escolar, matriculados en colegios de Educación Infantil y Primaria, y reciben tratamiento psicoeducativo en el centro sanitario donde se realiza la escuela de familias, con una frecuencia de 3-5 sesiones semanales.

Los abuelos de niños con autismo muestran una doble preocupación: porque su nieto «no será como los demás», y por el impacto del diagnóstico en sus hijos, los padres de los niños. Esta situación genera ansiedad y cambios en la vida cotidiana.

Al respecto, los autores destacan la importancia del papel de los abuelos en una sociedad en crisis, por lo que es imprescindible reforzar los programas de envejecimiento activo.

Finalmente, los profesores apuntan a que cuando los abuelos describen el impacto emocional que tiene la presencia de un niño con autismo en la familia, es inevitable contemplarlo desde el ámbito psicoeducativo como una necesidad, por un lado, de recibir apoyo emocional y, por otro, de adquirir herramientas adecuadas para el buen desarrollo de la persona con discapacidad.

Fuente: El Diario

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *